12.13.2016

Descubre la Cascada de El Limón

Inmerso en un exuberante bosque tropical en la Península de Samaná, se encuentra la Cascada Salto El Limón. Una experiencia que te llevará al borde de una cascada de 55 metros.



Punto de partida para visitar la espléndida cascada, el pueblo de El Limón se encuentra a 10 km de Las Terrenas. La excursión es digna de Indiana Jones! Llegar a la cascada requiere mucho esfuerzo! Un paseo a caballo escalando la montaña a través del bosque tropical, después de vadear un río en el que se bañan los aldeanos.

El paisaje rumbo a la cascada es muy pintoresco. Las pequeñas casas están pintadas de colores vivos y construídas con materiales disponibles localmente, como paja y madera de palma. La zona es predominantemente agrícola, sus casas con jardines y huertas bordean las plantaciones de plátano, cacao, café y coco.

Una vez en la parte superior de la elevación, a más de 360 metros, la vista sobre el bosque y el océano es fabulosa. Los últimos quince minutos se enfrentan a pie, cuesta abajo.

El espectáculo de esta majestuosa caída de agua de 55 metros es impresionante. Las efervescentes aguas cristalinas que caen por la exuberante ladera, es un espectáculo que liberará tus sentidos. Sumergirse en el agua transparente y fresca de la piscina natural, enclavada en medio de la selva, es una experiencia increíble. Los más arriesgado podrán dejarse masajear por los potentes chorros de agua que esconden, tras ellos, pequeñas cuevas.

Naturaleza incontaminada

Pero toda esta belleza natural debe ser protegida. Es crucial que la cuenca del Arroyo Chico, el río que se sumerge más de 50 metros hacia abajo, en el increíble Salto El Limón, se conserve para garantizar el futuro a largo plazo de las cataratas y el suministro de agua para las comunidades, así como también para asegurar la biodiversidad inherente. Así que, por favor, sé respetuoso con la naturaleza que rodea la cascada.



Aunque es difícil ver la vegetación original desde el camino, los fragmentos de bosque subtropical húmedo se encuentran a lo largo de las orillas de los ríos y senderos a la cascada. Se pueden observar especies de árboles nativos como Juan Primero (Simarouba glauca), Cigua Blanca (Ocotea coriacea), Uva de Sierra (Coccoloba diversifolia), Cabirma (Guarea guidonia) y la Palma Real (Roystonea hispaniolana). La Palma Real estaba en peligro de extinción debido a la tala incontrolada para la construcción de viviendas, pero ahora está protegida oficialmente en República Dominicana. La Cigua palmera (Dulus dominicus), una garza nativa, anida en esta especie de palma.

0 comentarios:

Publicar un comentario